Reglamentación

Las disciplinas que se han ocupado de estudiar los fenómenos internacionales a lo largo de la historia, son numerosas. Historia, Derecho Internacional, Diplomacia, etc. Así fue dónde el 28 de junio de 1919, surge el nacimiento de las Relaciones Internacionales propiamente dichas, disciplina que emerge para solventar una necesidad científica de la sociedad internacional.

La Conferencia de Paz en Versalles en 1919, celebrada tras la Primera Guerra Mundial, reunió en la capital francesa a numerosos académicos y expertos de la materia. Treinta y siete de ellos, británicos y estadounidenses, aprovecharon la ocasión para discutir sobre la creación de un instituto de estudios internacionales que posteriormente se llamó la Liga de las Naciones, precursora de la ONU, cuyo objetivo principal era evitar futuras guerras. Esta Conferencia, resultó ser el primer paso hacia la institucionalización de las Relaciones Internacionales.

\"\"

El proceso de elevar las Relaciones Internacionales a la categoría de ciencia culmina en la década de los treinta. Sin embargo, hasta la posguerra la disciplina no empezará a desarrollar una verdadera indagación teórica, auspiciada por la evolución de la sociedad internacional, las armas nucleares, la bipolarización, la descolonización, entre otros fenómenos. Lo cierto es que, a partir de 1919, cuando el tratado de Versalles se firmó no sólo en francés (lengua de la diplomacia en esa época), sino también en inglés, se empezó a tomar conciencia de la necesidad de estandarizar procedimientos, reglamentaciones e incluso establecer el idioma inglés en las Relaciones Internacionales y en el naciente desarrollo aeronáutico.

Inicios de la reglamentación para la aviación internacional

Posterior a la Conferencia mencionada anteriormente, se llevó a cabo también en París un primer intento para abordar una reglamentación internacional en materia de aviación civil. Al final de la IGM, la aviación había progresado significativamente y, sobre todo, había cambiado el concepto que la gente tenía de ella. Ya no se concebía tan solo como el sueño de unos locos pioneros, sino que se percibían sus evidentes ventajas para el transporte de personas en largas distancias.

La Convención de París el 13 de octubre de 1919, con la presencia de 27 estados, dio lugar a la creación y reglamentación de la Comisión Internacional de Navegación Aéreay dispuso algunos principios tales como:

  • La soberanía de los estados
  • Las reglamentaciones relativas a las aeronaves y a los pilotos.
  • Los equipos de comunicación.
  • Los libros, certificados y titulación de los pilotos.
  • La distinción de los tipos de aeronaves en función de su uso.

Este Convenio, predecesor del Convenio de Chicago de 1944, y punto de partida del actual Derecho Aeronáutico internacional, se compone de cuarenta y tres artículos, agrupados en nueve Capítulos, y desarrollados por ocho Anexos que tratan sobre:

  • Marcas que habrán de llevar las aeronaves. Matrículas de las aeronaves indicativas de llamada.
  • Certificado de condiciones de vuelo.
  • Libros de a bordo.
  • Reglamento referente a luces y señales. Reglas de la circulación aérea.
  • Condiciones mínimas requeridas para la obtención de patentes y licencias de pilotos o de observadores.
  • Mapas aeronáuticos internacionales y señales terrestres para marcar la ruta.
  • Centralización y distribución de las informaciones meteorológicas.
  • Aduanas

Finalmente, el Convenio fue modificado por los Protocolos del 27 de octubre de 1922, 30 de junio de 1923 y 15 de junio y 13 de diciembre de 1929. Argentina se adhirió a este Convenio por Ley 12.152 del 9 de enero de 1935. Tras la Segunda Guerra Mundial fue reemplazado por el ahora vigente Convenio de Chicago del 7 de diciembre 1944 sobre aviación civil internacional.

Organización de Aviación Civil Internacional – OACI

El avance que experimentó la aviación en los siguientes años se vio interrumpido por el estallido de la segunda Guerra Mundial que, paradójicamente, contribuyó a los mayores avances de la aviación en su corta historia. Durante ese periodo las aeronaves habían pasado de utilizar la madera como base de su construcción a ser enteramente metálicas; las prestaciones de los nuevos aviones eran asombrosas; la potencia de los motores era increíble y aparecían los primeros reactores; la radio se impuso como un medio de comunicación permanente y el radar hizo su aparición.

\"\"

No deja de ser paradójico que la aviación, a pesar de su juventud, sea uno de los campos de desarrollo técnico en los que más se ha avanzado en menos tiempo. Se trata de un medio de transporte que apenas lleva un siglo portando pasajeros pero que, sin embargo, es en la actualidad el más seguro y eficiente. Como habíamos mencionado en el capítulo anterior, en el año 1903, los hermanos Wright hicieron su primer vuelo, considerado por muchos el principio de la aviación por ser la primera.

ocasión en que una aeronave más pesada que el aire levantaba el vuelo. Los vuelos comerciales en los que se portaban pasajeros de forma regular no comenzaron a ser algo cotidiano hasta pasada una década, pero, desde ese momento, el avance y la innovación fueron constantes en materia tecnológica y en procedimientos recomendados por los estados.

El objetivo perseguido en la evolución de las aeronaves fue cambiando con el paso de los años. Si al principio el reto era mantener a las aeronaves por más tiempo en el aire y recorrer mayores distancias, después fue aumentar paulatinamente la capacidad de pasajeros o de carga, aumentar la velocidad y regular la actividad aérea internacional.

En el año 1944, finalizando la IIGM, los Estados Unidos promovieron una convención en la ciudad de Chicago con el objetivo de dar un impulso a la aviación internacional en tiempos de paz. A ella acudieron representantes de 52 estados.

En el seno de dicha reunión se acordó constituir un organismo permanente que continuase la tarea de 1919, llamado inicialmente Organización Provisional de Aviación Civil Internacional (OPACI), hasta que el 4 de abril de 1947 pasó a denominarse Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) al ser refrendado el convenio por los Estados miembros y entrar en vigor. Su objetivo es: “desarrollar los principios y técnicas de la navegación aérea internacional y fomentar la organización y desenvolvimiento del transporte aéreo internacional”.

El convenio regulaba en sus 96 artículos los privilegios y restricciones de todos los estados contratantes en materia de aviación civil, estableciendo de manera liberal los aspectos de navegación y tráfico aéreo, junto con el tráfico aéreo sin remuneración. El transporte aéreo oneroso quedaba al arbitrio de acuerdos bilaterales entre Estados, que serían registrados en la OACI.

\"\"

El día 24 de octubre de 1945, los representantes de 50 países se unen en la Conferencia de San Francisco para redactar la Carta de las Naciones Unidas. El “Convenio sobre Aviación Civil Internacional” o “Convenio de Chicago” fue un éxito y, en la práctica, es el que regula actualmente la aviación civil internacional en todo el mundo. La OACI es una agencia especializada de la ONU y forman parte de ella los 193 estados contratantes del Convenio de Chicago.

Ahora bien, es importante entender que la OACI establece disposiciones que contienen normas y métodos recomendados que no tienen prelación sobre los reglamentos nacionales. Los Estados soberanos, aplican siempre sus propios reglamentos locales y nacionales, que deben ser cumplidos por los explotadores de servicios aéreos que utilizan sus espacios aéreos y aeropuertos. La OACI no es un ente regulador de la aviación internacional, de la misma manera que INTERPOL no es la policía del mundo. La OACI no puede cerrar o restringir el espacio aéreo

de un país arbitrariamente, ni cerrar rutas u ordenar el cese de aeropuertos o líneas aéreas por no mantener las condiciones de seguridad o brindar mala atención al público.

Si un país incumple una norma internacional adoptada a través de la OACI, la función que corresponde a la Organización de acuerdo con su misión básica y sus capacidades diplomáticas es ayudar a los países a entablar las conversaciones que consideren apropiadas y disponer las sanciones que pudieran corresponder conforme al Convenio de Chicago y sus Anexos en el marco del derecho internacional.

ANEXOS OACI

ANEXO 1       Licencias al Personal

ANEXO 2       Reglamento del Aire

ANEXO 3       Servicio Meteorológico para la Navegación Aérea Internacional

ANEXO 4       Cartas Aeronáuticas

ANEXO 5       Unidades de medida que se emplearán en las Operaciones Aéreas y Terrestres

ANEXO 6       (Parte 1) Operación de Aeronaves–Transp. Aéreo Comercial Inter. – Aviones

(Parte 2) Operación de Aeronaves–Aviación General Internacional – Aviones

(Parte 3) Operación de Aeronaves–Operaciones Internacionales – Helicópteros

ANEXO 7       Marcas de Nacionalidad y de Matrícula de las Aeronaves

(Suplemento) Marcas de Nacionalidad y de Matrícula de las Aeronaves

ANEXO 8       Aeronavegabilidad

ANEXO 9       Facilitación

(Suplemento) Facilitación

ANEXO 10     Telecomunicaciones Aeronáuticas VOLUMEN I-II-III-IV-V

ANEXO 11     Servicios de Tránsito Aéreo

ANEXO 12     Búsqueda y Salvamento

ANEXO 13     Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación

ANEXO 14     (Volumen 1) Aeródromos – Diseño y Operaciones de Aeródromos

(Volumen 2) Aeródromos – Helipuertos

ANEXO 15     Servicios de Información Aeronáutica

ANEXO 16     (Volumen 1) Protección del Medio Ambiente

(Volumen 2) Protección del Medio Ambiente

ANEXO 17     Seguridad–Protección de Aviación Civil Internacional contra Actos de Interferencia Ilícita

ANEXO 18     Transporte sin Riesgos de Mercancías Peligrosas por Vía Aérea

ANEXO 19     Gestión de la Seguridad Operacional

International Air Transport Association – IATA

La IATA surge en La Haya, Países Bajos en el año 1919 como Asociación Internacional de Tráfico Aéreo y fue fundada por 57 miembros de 31 naciones, en su mayoría de Europa y Norteamérica. Luego de varios años de transición fue relanzada para América y el mundo en la Convención de Chicago de 1944 el 7 de diciembre y finalmente fue modificada un año después en octubre de 1945 en La Habana, Cuba.

Gran parte de los primeros trabajos de la IATA fueron técnicos y proporcionaron aportes a la recién creada Organización de Aviación Civil Internacional-OACI, que fueron reflejados en los anexos de la Convención de Chicago, el tratado internacional que aún rige la navegación del transporte aéreo internacional.

\"\"

La Convención de Chicago no pudo resolver la cuestión de quién vuela y dónde se vuela, sin embargo, esto ha dado lugar a miles de acuerdos bilaterales de transporte aéreo existentes en la actualidad. El estándar de referencia para los primeros acuerdos bilaterales fue el Acuerdo de Bermudas, entre Estados Unidos y Reino Unido, de 1946.

La aviación creció rápidamente durante la segunda mitad del siglo XX y el trabajo de la IATA se vio multiplicado, expandiéndose en gran medida. La Asociación de Transporte Aéreo Internacional – IATA con sede en Montreal, Canadá, es la asociación comercial mundial del sector de las líneas aéreas internacionales. De los 57 miembros fundadores que la integraban en 1945, la IATA ha pasado a representar a unas 290 aerolíneas de 120 países, que mueven el 82% del tráfico aéreo mundial. Entre ellas figuran las compañías aéreas de pasajeros y de carga más importantes del mundo.

La IATA es el instrumento para la cooperación entre aerolíneas, promoviendo la seguridad, fiabilidad, confianza y economía en el transporte aéreo en beneficio económico de sus accionistas privados. Puede pertenecer a la IATA cualquier compañía aérea que tenga la posibilidad de operar un servicio aéreo internacional regular o no regular, y que se mantenga registrado en IOSA (IATA Operational Safety Audit). Las empresas que operen solamente vuelos nacionales pueden participar como miembros asociados con voz pero sin voto.

En un sector tan cambiante como el de la aviación, en el que la privatización, las alianzas y el aumento de la competencia son realidades mundiales, sigue siendo necesario que las compañías aéreas cooperen para ofrecer un producto eficiente del más alto nivel posible. Gran parte de esa cooperación se manifiesta a través de la IATA, que aspira a \”ser la fuerza de creación de valor e innovación capaz de impulsar un transporte aéreo seguro y rentable que conecte y enriquezca nuestro mundo de manera sostenible\”.

La IATA se esfuerza por garantizar que las personas, la carga y el correo transiten por la red mundial de líneas aéreas con la misma facilidad que si estuvieran en un solo país, y que las aeronaves de los miembros operen de manera segura, protegida, eficiente y económica con arreglo a normas claramente definidas y bien comprendidas por todos.

Cada año se transportan por vía aérea más de 52 millones de toneladas métricas anuales de mercancías, lo que representa menos del 1% del volumen del comercio mundial, pero el 35% de su valor, supera los USD 6 billones. Esto demuestra que el sector de la aviación es un catalizador clave para promover los viajes, los vínculos económicos y el comercio a nivel mundial. El transporte aéreo es esencial para conectar a los países con la economía mundial y ayudarles a mejorar su productividad, lo que fortalece su economía nacional. Gracias a la aviación las empresas pueden acceder a multitud de mercados mundiales, y así hacer llegar sus productos a muchos más consumidores de lo que de otro modo sería posible.

Administración Nacional de Aviación Civil – ANAC

La Administración Nacional de Aviación Civil -ANAC, autoridad aeronáutica de la República Argentina, es un organismo descentralizado dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, cuya misión consiste en Normar, Regular y Fiscalizar la aviación civil argentina, optimizando niveles de Seguridad Operacional, en el espacio aéreo, aeropuertos y aeródromos de todo el País.

El Organismo fue creado en 2007 al pasar a la órbita civil las funciones que cumplía el Comando de Regiones Aéreas de la Fuerza Aérea Argentina y la Subsecretaría de Transporte Aerocomercial, pasando a depender actualmente del Ministerio del Interior y Transporte.

Por su parte, la ANAC se ocupa de las rutas aéreas y del control sobre la totalidad de las aeronaves que surcan el espacio aéreo nacional. En tanto que la vigilancia y custodia del Espacio Aéreo soberano ante la invasión de aeronaves extranjeras u objetos no identificados en los radares, es función meramente militar realizado por el Comando de Alistamiento y Adiestramiento de la Fuerza Aérea.

La ANAC, actualmente tiene como acciones principales la de intervenir en la elaboración de proyectos normativos vinculados a la materia de su competencia, en las áreas de aeródromos, mercancías peligrosas, peligro aviario, SEI, y sanidad aeroportuaria; como así también emitir las Licencias de Explotación AOC e implementar programas y proyectos de diseño relacionados con la construcción y el adecuado mantenimiento de la infraestructura aeronáutica nacional, con el propósito de garantizar la seguridad de las operaciones aéreas.

El Certificado de Operador Aéreo – AOC (Air Operator\’s Certificate) es un documento expedido a una empresa o a un grupo de empresas por la Autoridad de Aviación Civil del Estado en el que se acredite que el operador en cuestión posea capacidad profesional y la organización necesaria para garantizar la operación de aeronaves en condiciones seguras para las actividades aeronáuticas especificadas en el mismo.

La República Argentina, como Estado signatario del mencionado convenio, y conforme con lo establecido en el Artículo 12 del mismo, está obligada a adoptar medidas para garantizar la seguridad a través de la observancia de las normas internacionales en el cumplimiento de sus obligaciones de control de la seguridad operacional.

Para cumplir con esta obligación, se promulgó el Código Aeronáutico (Ley N°17.285 – 17 de mayo de 1967) y las normas y procedimientos que hasta la fecha de la publicación de las presentes regulaciones estaban vigentes en el ámbito de la aviación civil. Posteriormente, un cierto número de dichas normas y procedimientos fueron actualizadas y consolidadas en el cuerpo normativo bajo la denominación de Regulaciones Argentinas de Aviación Civil (RAAC).

Las restantes normas y procedimientos que aún no han sido incorporadas como parte de estas regulaciones, serán progresivamente incluidas con el fin de contar en un futuro con un único conjunto de normas que ofrezcan una mayor claridad y simplicidad a la comunidad aeronáutica en cuanto al conocimiento y comprensión de los requisitos que toda persona debe satisfacer para poder realizar actividades aeronáuticas en el ámbito de la aviación civil.

En concordancia con la política establecida por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), las normas y procedimientos contenidos en las RAAC están basados en aquellos homólogos de las Federal Aviation Regulations (FAR) de los Estados Unidos de Norteamérica, la Joint Aviation Regulations (JAR) y en los Anexos de la OACI, así como también requerimientos nacionales y de otros Estados contratantes.

La adopción de estas regulaciones tiene por objeto: Establecer un balance adecuado entre el Estado Nacional y todas aquellas personas que realicen actividades relacionadas con la actividad aeronáutica, permitiendo que el

  • Estado pueda realizar el control operacional adecuado sin restringir excesivamente las actividades de la comunidad aeronáutica.
  • Adecuar las funciones y responsabilidades que, conforme al Convenio, debe llevar a cabo el Estado Nacional en relación a los medios con que éste cuenta.
  • Lograr relaciones armónicas entre el Estado Nacional y todas aquellas personas que deben llevar a la práctica lo dispuesto en las presentes regulaciones.

Constitución de las RAAC

PARTE 1        Definiciones Generales, Abreviaturas y Siglas

PARTE 5        Unidades de Medida

PARTE 13      Investigación de Accidentes de Aviación Civil

PARTE 18      Transporte sin Riesgos de Mercancías Peligrosas por Vía Aérea

PARTE 61      Licencias, Certificados de Competencia y Habilitaciones para Pilotos

PARTE 63      Licencias para Miembros de la Tripulación – Excepto Pilotos

PARTE 64      Certificados de Competencia de Tripulante de Cabina de Pasajeros

PARTE 65      Personal Aeronáutico – Excepto Miembros de la Tripulación de Vuelo

PARTE 67      Certificado de Aptitud Psicofisiológica

PARTE 91      Reglas de Vuelo y Operación General

PARTE 105    Paracaidismo

PARTE 119    Certificación de Explotadores de Servicios Aéreos

PARTE 121    Requerimientos de Operación: Operaciones Regulares Internas e Internacionales y Operaciones Suplementarias

PARTE 135    Requerimientos de Operación: Operaciones no Regulares Internas e Internacionales

PARTE 141    Centros de Instrucción de Aeronáutica Civil (CIAC)

PARTE 145    Talleres Aeronáuticos de Reparación

PARTE 147    Centros de Instrucción de Mecánicos Aeronáuticos

\"\"

Fraseología aeronáutica La Organización de la Aviación Civil Internacional – OACI desarrolló una fraseología estandarizada de modo que ésta contribuya a la eficiencia, claridad, brevedad y carácter inequívoco de las comunicaciones. Esto le confiere a este código verbal específico una importancia crucial en la seguridad operacional y la hace imprescindible en donde sea aplicable. Por lo general, la fraseología estandarizada aplica tanto para las situaciones de rutina; como es el caso de una emergencia, ya que la mayor parte de las circunstancias

posibles están cubiertas en la fraseología, y es en estas donde más se debería mantener la estandarización y evitar los malos entendidos. Igualmente, la OACI reconoce que, con los recaudos necesarios, puede emplearse lenguaje simple.

La fraseología aeronáutica emplea terminología normalizada, tiene el mismo significado en los SEIS (6) idiomas que emplea OACI (Inglés, Español, Francés, Ruso, Chino y Árabe) y contiene palabras y frases elegidas para lograr comunicaciones concisas y eficientes. La necesidad de ser breves al utilizar los canales radiales de comunicaciones aeronáuticas se debe a que los mismos solo pueden ser utilizados por un solo transmisor a la vez.

Cuanto más rápidamente concluya una comunicación, más prontamente se dejará libre la frecuencia para que otros puedan comunicarse. Además de frases pre-formateadas, se emplea un alfabeto estandarizado mundialmente para el deletreo de las matrículas de los aviones y los datos numéricos. Así se agiliza su comprensión, reduciéndose las posibilidades de malinterpretación.

Alfabeto Aeronáutico

\"\"

En diversas partes del mundo se ha implementado la transmisión de textos a través de sistemas especiales instalados a bordo para buena parte de las comunicaciones entre las aeronaves y las dependencias de control de tránsito aéreo. Dichos textos contienen muchos datos que normalmente se transmiten por radio, como ser permisos de control de tránsito aéreo, novedades técnicas de último momento en los aeropuertos, novedades en las aeronaves y otros.

Sin embargo, y a pesar de la creciente implementación de la transmisión de datos y su presentación en formato de texto, las comunicaciones radiales de voz siguen siendo primordiales a la hora de atender situaciones que requieren gran atención y velocidad de respuesta, como por ejemplo en situaciones de emergencias. En tales casos, ambas puntas de la comunicación necesitan intercambiar información e ideas de manera cuasi instantánea, clara y lo más precisa que las circunstancias permitan.

error: DERECHOS DE AUTOR
×
¡Hola estamos para ayudarte!
×