Problemas Operacionales – Toma de Decisiones

Toma de decisiones aeronáuticas

La toma de decisiones aeronáutica (ADM) es una aproximación sistemática a los procesos mentales que realizan los pilotos para determinar el mejor curso de acción en respuesta a las circunstancias dadas.

Como hemos visto en el capítulo anterior, a medida que avanza la tecnología y se mejoran los procesos de seguridad, el factor humano permanece igual y comete errores. Lo que continúa contribuyendo con los accidentes. Aproximadamente el 80% de los accidentes se origina en errores humanos, ocurriendo la mayor parte durante los aterrizajes (24,1%) y despegues (23,1%).

\"\"
Porcentaje de accidentes según las diferentes fases del vuelo.

El ADM es una forma de aproximarse a la identificación de los riesgos y al manejo del estrés. Entenderlo es comprender como las actitudes de las personas afectan su capacidad de toma de decisiones y como esta conducta puede entrenarse para mejorar la seguridad.

El ADM surge hace aproximadamente 30 años como una necesidad de las líneas aéreas de reducir los accidentes producto de errores humanos. El ADM se complementa con el CRM, puesto que este se centra en el mejor manejo de los recursos de cabina, brindando la información necesaria para lograr una asertiva toma de decisiones.

En 1987 se publicaron una serie de 6 manuales sobre ADM, los cuales se convirtieron en una materia de carácter mandatorio para el curriculum de los pilotos, exigida por la Federal Aviation Administration (FAA). A diferencia de los que muchas personas piensan el juicio puede enseñarse, no es simplemente la acumulación de experiencias.

El ADM busca incorporar todos los aspectos del proceso de toma de decisiones dentro de una cabina e identifica pasos a ejecutar para lograr una buena decisión:

  1. Identificar la actitudes personales que son peligrosas para la seguridad del vuelo.
  2. Aprender las técnicas para modifica el comportamiento.
  3. Aprender cómo reconocer y afrontar el estrés.
  4. Desarrollar habilidades para evaluar el riesgo.
  5. Utilizar todos los recursos.
  6. Evaluar la efectividad de alguna de las habilidades del ADM.

La gestión del riesgo es un componente muy importante del ADM, al seguir una buena práctica de la toma de decisiones se reducen e incluso pueden llegar a eliminarse los riesgos de un vuelo. Tanto sea en una cabina compartida empleando los conceptos de Complete Resources Management (CRM) o del Single-Pilot Resource Management (SRM).

Peligro y riesgo

Existen dos elementos que definen el ADM:

  • Peligro: Es la condición, evento o circunstancia real o percibida que enfrenta el piloto. Al hacerlo el piloto evalúa ese peligro basándose en varios factores, asignándole un valor a su potencial impacto.
  • Riesgo: Es una evaluación del peligro individual o acumulativo que enfrenta el piloto. Pero cada individuo ve el peligro de una forma diferente.

Actitudes peligrosas y antídotos: Las condiciones psicofísicas de vuelo incluyen más que simplemente aprobar un examen médico. La actitud es la predisposición de una persona para responder a otras personas, eventos o circunstancias en una manera dada.

Hay diversos estudios que han identificado cinco actitudes peligrosas, las cuales contribuyen a un pobre juicio. Pero pueden contra arrestarse una vez que son identificadas con determinados “antídotos”.

Las Cinco Actitudes Peligrosas
Anti-autoridad: “No me digas cómo”. Es la actitud que tienen las personas que no quieren que nadie les diga que hacer. No quieren que nadie los ayude y suelen vulnerar las reglas, normas y procedimientos.
Impulsivo: “Hazlo rápido”. Es la actitud que tienen las personas que sienten la necesidad de hacer algo rápido, sin importar que sea. No se detienen a pensar o evaluar la mejor acción a seguir. Hacen lo primero que se les cruza por la cabeza.
Invulnerabilidad: “No me pasará a mí”. Muchas personas creen que los accidentes simplemente no les ocurrirán a ellos. Saben que ocurren y pueden afectar a cualquier persona, pero en realidad nunca creen que les puede pasar a ellos. Estas personas tienden a tomar riesgos exagerados.
Macho: “Puedo hacerlo”. Son las personas que creen que son mejores que el resto “Puedo hacerlo, se los mostraré”. Es el tipo de personas que toman riesgos para demostrarle al resto que pueden hacerlo. Afecta a hombres y mujeres por igual.
Resignado: “¿Para qué sirve? Son las personas que no creen que puedan hacer ninguna diferencia. Cuando las cosas van bien piensan que es buena suerte y si no es mala suerte. Esperan que el resto resuelva las cosas por ellos.

Evaluación del Riesgo

Es el proceso por el cual se asocian los peligros con el riesgo. Entendiendo al riesgo como el conocimiento de los posibles impactos que un peligro puede causar en nuestra tarea y la estimación de sus probabilidades de ocurrencia.

El riesgo, de acuerdo a uno de los modelos de mayor difusión en el ámbito aeronáutico está compuesto por tres aspectos o componentes:

  1. Probabilidad: Posibilidad de que un peligro cause una pérdida.
  2. Severidad: La posible extensión de la pérdida.
  3. Exposición: El número de personas o recursos afectados por un evento, sea uno prolongado en el tiempo o por repeticiones del mismo.

Se evalúa la exposición de cada uno de los peligros identificados en el paso anterior en cuanto a tiempo, proximidad, volumen o repetición, y posteriormente a través de la matriz de evaluación se hace lo propio respecto a la severidad y probabilidad. El resultado de este paso es la evaluación del riesgo ordenada desde la más seria amenaza a la tarea hasta la menor de las consecuencias.

Matriz de evaluación de riesgo

\"\"

A través de esta matriz se puede evaluar las posibles amenazas a las tareas o vuelos que se pretenden realizar. Una vez efectuado este análisis se debe buscar las medidas apropiadas para mitigar los riesgos. Recordemos que el riesgo es una parte importante de la actividad aérea, pero no por ello debemos dejar de ser conscientes y dejarlos de lado.

Para efectuar la mitigación de los riesgos existen innumerables herramientas que facilitan el análisis y que son fáciles de recordar. Estas herramientas son sencillas de utilizar y nos permiten abordar la seguridad operacional en forma sistemática para evitar errores propios de los apuros, tan comunes en la actividad aérea.

A continuación les brindaremos algunas de las herramientas simples de mayor difusión.

IMSAFE Checklist: Es una forma rápida y sencilla para evaluar las capacidades físicas y mentales del tripulante antes de efectuar un vuelo. Se utiliza como una regla mnemotécnica:

  1. llness (afecciones): ¿Me encuentro con alguna afección?
  2. Medication (medicación): ¿Estoy tomando alguna medicación?
  3. Stress (estrés): ¿Tengo alguna presión externa de trabajo, económica, familiar, etc.?
  4. Alcohol: ¿He bebido alcohol en las últimas 8 o 24 horas?
  5. Fatigue (fatiga): ¿Me encuentro cansado? ¿Pude descansar adecuadamente?
  6. Eating (alimentación): ¿Me he alimentado correctamente para o durante el vuelo?

PAVE Checklist: Esta herramienta se complementa con la IMSAFE Checklist, puesto que evalúa en forma integral toda la tarea. Al igual que la anterior, se utiliza como una regla mnemotécnica en la cual se analizan los distintos componentes de un vuelo u operación:

\"\"
  1. Pilot: Se analiza los factores de riesgo propios del piloto en lo que respecta a experiencia, descanso y condiciones físicas y mentales para el vuelo.
  2. Aircraft: Se analizan todos los factores limitantes que impone la aeronave y sus sistemas (instrumentos, mantenimiento, capacidad de carga, capacidad de combustible, performances, etc.)
  3. EnViroment: En este aspecto se analizan todos los condicionantes que impone el medio ambiente, los cuales se dividen en:
  • Meteorología: Normalmente es la de mayor consideración para el piloto (techo, visibilidad en el aeródromo de destino y alternativas, vientos, tormentas, etc.).Terreno: Obstáculos, elevación del aeródromo, etc.
  • Aeropuerto: Ayudas a la navegación y sistemas de iluminación y ayuda a la aproximación, NOTAMS, etc.
  • Aeroespacio: Rutas de navegación y los requerimientos de estas en cuanto a instrumental (VFR, IFR, etc.).
  • Vuelo Nocturno: Requerimientos par la tripulación, la aeronave y los aeródromos de operación.

External Pressures: Son todas aquellas influencias externas que afectan al vuelo, como personas que esperan el vuelo, el deseo del piloto de demostrar sus capacidades o impresionar a alguien, etc.

Esta herramienta nos permite analizar la tarea o vuelo que vamos a realizar de una forma estructurada para tratar de contemplar todos los factores intervinientes. De esta forma podremos identificar los factores de riesgo para poder efectuar una toma de decisiones lo más asertiva posible.

Para estructurar la Toma de Decisiones también existen innumerables herramientas, de las cuales les presentaremos un modelo de gran difusión a nivel mundial, el modelo DECIDE:

El proceso de toma de decisiones, como hemos mencionado anteriormente, involucra diferentes pasos para poder enfrentar situaciones que afectan la seguridad de un vuelo. Estos pasos incluyen la identificación de los riesgos, análisis de los riesgos, análisis de las medidas de control de riesgos, tomar las decisiones de control de riesgos y monitoreo de los resultados.

Si bien estos procesos son complejos y se realizan a diferentes niveles, las urgencias requieren que el proceso de toma de decisiones se efectúe en forma automática. Esto requiere práctica en el proceso, lo cual se logra con la continua aplicación de la herramienta.

El modelo DECIDE ofrece al igual que otros modelos, un ciclo continuo de seis pasos que provee una forma lógica de toma de decisiones:

  1. Detect (Detectar el problema): Es el primer paso de la toma de decisiones donde se reconoce que hubo un cambio en la situación normal. La detección se efectúa a través de los sentidos y se interpreta por la experiencia o conocimientos.
  2. Estimate (Estimar la necesidad de reaccionar): De la misma forma que en la detección, a través de la experiencia y conocimientos se evalúa la naturaleza y severidad del problema.
  3. Choose (Elegir un curso de acción): Una vez que logró identificarse el problema y se estimó su impacto en la seguridad del vuelo, el piloto debe determinar la solución deseable y el curso de acción.
  4. Identify (Identificar soluciones): El piloto efectúa la planificación que le permitirá lograr su objetivo. En algunas situaciones solo puede haber un solo curso de acción disponible, pero no debe cerrarse en una sola opción para lograr una efectiva toma de decisiones.
  5. Do (Hacer las acciones necesarias): Una vez que determina las posibles soluciones, el piloto debe elegir el más apto para la situación.
  6. Evaluate (Evaluar el efecto de la acción): Finalmente, luego de implementar la solución, debe evaluarse la decisión para determinar si fue correcta. Si la solución no fue la correcta, el proceso debe repetirse.
error: DERECHOS DE AUTOR
×
¡Hola estamos para ayudarte!
×