Movilización, Evacuación y espera del Paciente

Un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de prestar los primeros auxilios a un accidentado, es el relacionado con su movilización y traslado desde el lugar donde se encuentra la víctima hasta el centro donde será atendido.

En muchas ocasiones, el nerviosismo que provoca en los socorristas el propio accidente, junto a las prisas por querer ayudar a la víctima y al desconocimiento de cómo se debe actuar en estos casos, originan una movilización incorrecta (a veces, innecesaria) del accidentado, que puede agravar las lesiones existentes o producir otras nuevas.

Así pues, la primera pregunta que debemos planteamos a la hora de mover a un accidentado es si realmente es necesario moverlo, o dicho de otra manera,

¿Para qué vamos a moverlo?

Una vez conozcamos el alcance de las lesiones que presenta el accidentado, estaremos en condiciones de establecer las medidas que serán necesarias en cada caso; hemos de recordar que a menos que exista peligro inminente de incendio o explosión o riesgo de sufrir una intoxicación por vía inhalatoria, en caso de un paciente en parada cardio-respiratoria, no se moverá al paciente hasta que:

  • Se hayan inmovilizado las posibles fracturas (no olvidar nunca el riesgo de lesión medular después de un traumatismo violento).
  • Se hayan contenido las hemorragias graves.
  • O en caso de que la víctima se desestabilice rápidamente y sea necesario reanimarla.

El método de traslado dependerá de factores como la situación en la que se encuentre la víctima

(consciente, inconsciente, en estado de shock, con dificultad respiratoria, etc.), el lugar en el que se ha producido el accidente (espacioso, angosto, de difícil acceso, etc.), el número de socorrista s disponible, la existencia o no de camilla, etc.

Se trasladará sobre un plano duro (tabla, puerta, etc.) con la espalda recta y acolchada en la nuca, la región Iumbar y rodillas, procurando conservar las curvaturas fisiológicas. Se fijará al paciente con correas o vendas a la camilla para evitar los movimientos del cuerpo durante el traslado.

Si vomita, no ladear la cabeza, sino que tendremos que ladear el conjunto completo donde se haya colocado y fijado al traumatizado. El traslado de la víctima al Hospital ha de ser extremadamente cuidadoso, observando una conducción sin maniobras bruscas (aceleraciones, frenazos, vaivén de las curvas, etc.).

Recordar que si ha habido daño en la médula espinal, la piel estará anestesiada por debajo del nivel de la lesión, con lo que el paciente no se quejará de movimientos que, en condiciones normales le producirían dolor. Por otra parte, si existe parálisis, la víctima no podrá colaborar en los movimientos con lo que estará a merced de sus auxiliadores.

Principios generales

Para evitar esfuerzos y lesiones indebidas:

  • Trabajar con las extremidades cerca del cuerpo.
  • Usar los grupos musculares más largos y fuertes (bíceps, cuádriceps, glúteos, etc.).
  • Flexionar las rodillas y caderas para mantener la espalda extendida. Evitar doblar la cintura para levantar un peso.
  • Establecer una base firme de apoyo, colocando ambos pies sobre el suelo con uno ligeramente adelantado del otro.
  • Mantener el abdomen firme y glúteos contraídos cuando se eleve el peso, mantendremos alineados los hombros sobre la columna y la pelvis.
  • Evitaremos movimientos de torsión y rotación al cambiar de dirección, emplearemos un movimiento pivotante preferiblemente.
  • Caminaremos lentamente con movimientos coordinados. Los pasos no deben ser más largos que el ancho de los hombros.
\"\"

Principios concernientes al accidentado

La manipulación de la víctima conlleva el riesgo de agravar sus lesiones, sobre todo las esqueléticas. Es aconsejable, moverla lo menos posible. Para respetar el eje cabeza-cuello-tronco es necesario tener seis puntos de apoyo por lo menos:

  • Un punto de sostén bajo el conjunto cabeza-nuca.
  • De 3 a 5 puntos bajo el tronco.
  • 2 puntos bajo los miembros inferiores.
\"\"

Principios concernientes al socorrista

La manipulación de un herido exige un perfecto trabajo de equipo. Siempre habrá un encargado de dirigir los movimientos. El que toma el mando da las órdenes necesarias, siempre por anticipado y anunciando el movimiento antes de su ejecución: \”Atención vamos a levantar… Levantar\”.

Los movimientos de los socorristas s deben ser suaves y coordinados. Para maniobrar con más soltura, más fuerza y mayor eficacia, y para evitar la aparición de lesiones en ellos mismos se hace necesario cumplir las normas anteriormente dadas.

Evacuación de urgencia

Por regla general, no se debe desplazar, mover, ni tocar al accidentado. Sin embargo, si existe peligro de sobre accidente, se impone la evacuación de urgencia, a pesar de los riesgos que ello conlleva. Se debe transportar al herido en pocos segundos a un lugar seguro, con la certidumbre de que el socorrista no correrá ningún riesgo vital.

a)  Arrastres

Arrastre de la víctima:

\"\"

Los métodos de arrastre son muy útiles, sobre todo, cuando sea necesario desplazar a una víctima pesada o corpulenta (el socorrista tendrá dificultades para cargar por sí solo con la víctima), o bien, en lugares angostos, de poca altura o de difícil acceso, y siempre que se tenga la certeza de que no presenta ninguna fractura.

Existen distintas maneras de arrastrar a una víctima: por las axilas, por los pies, etc. Arrástrela siguiendo la dirección del eje mayor de su cuerpo.

Tracción por los tobillos:

\"\"

Si el terreno está relativamente plano y sin riesgo de golpear la cabeza contra el suelo, lo cogeremos por los tobillos, y elevando las piernas, tiraremos de él manteniendo el eje cabeza-cuello-tronco, resulta práctico sujetar los brazos de la víctima con la cinturilla del pantalón. Es el método de elección, en pacientes no traumáticos.

Tracción desde las axilas:

Si el terreno no permite la tracción por los pies (suelo con escombro, obstáculos, etc.). y el peligro obliga a trasladar a un accidentado, nos situaremos por detrás y evitando movilizaciones bruscas del cuello, cruzaremos los brazos del accidentado sobre su pecho, pasaremos los nuestros por debajo de las axilas del accidentado y le agarraremos de las axilas o de, los brazos (puño derecho de la víctima – mano izquierda del socorrista), arrastraremos cuidadosamente al accidentado hacia atrás, manteniendo su cuerpo erguido. Una vez en zona segura situaremos a la víctima en la posición adecuada a su estado.

\"\"

b)  Víctima dentro de un vehículo

Sirve para extraer a un accidentado del interior de un automóvil, protegiendo su columna vertebral. Se conoce como maniobra Reuteck. (Únicamente la llevará a cabo el socorrista en casos extremos: parada cardiorrespiratoria, incendio del vehículo, etc.)

Verificaremos que los pies del accidentado no están atrapados con los pedales del vehículo, lo liberaremos del cinturón de seguridad. El socorrista se aproxima a la víctima desde un costado. Sujeta un brazo de la victima por la muñeca, con una mano, y con la otra, sujeta el mentón.

Se mueve lentamente, extrayendo al accidentado del interior del vehículo y manteniendo la cabeza – cuello – tronco de la víctima en un solo bloque. Una vez extraída se depositará poco a poco sobre el suelo o camilla.

\"\"

Recogida e instalación de heridos sobre una camilla

– Técnica de la \”cuchara\”

Útil cuando sólo hay acceso a la víctima por un lado.

Los socorristas se arrodillan a un lado de la víctima, e introducen sus manos por debajo de la misma: Un socorrista sujeta la cabeza y parte alta de la espalda. El segundo socorrista sujeta la parte baja de la espalda y muslos. El tercer socorrista sujeta las piernas por debajo de las rodillas.

el socorrista a la cabeza de la víctima, da la orden de levantar a ésta y la colocan sobre sus rodillas todos al mismo tiempo. Al unísono se ponen en pie. En un nuevo movimiento giran a la víctima hacia su pecho para así poder caminar hasta donde se encuentra la camilla. Los socorristas, cuando lo ordena el socorrista a la cabeza de la víctima, depositan a esta sobre la camilla, todos al unísono

\"\"

– Técnica del \”puente\”

Cuando hay acceso a la víctima por los dos lados.

Los socorristas se colocan agachados con las piernas abiertas, sobre la víctima: Un socorrista sujeta la cabeza y parte alta de la cabeza.

El 2° socorrista sujeta a la víctima por las caderas.

El 3.er socorrista sujeta las piernas por debajo de las rodillas. El socorrista a la cabeza de la víctima, da la orden de levantarla.

Un cuarto socorrista deslizará la camilla por debajo de las piernas de sus compañeros. Los socorristas, depositan a la víctima sobre la camilla.

\"\"

– Técnica de los socorristas alternados (3 Ó 7 personas)

\"\"

Se empleará cuando se sospeche lesión de la columna vertebral y no dispongamos de ayuda especializada.

Los socorristas se arrodillan a ambos lados de la víctima (3 a cada lado) y el 7 se arrodilla a la cabeza de esta, mirando hacia el pecho. 2 socorristas sujetan la zona baja de la espalda. Otros 2 sujetan la parte de los muslos y piernas. El socorrista a la cabeza de la víctima, sujeta ésta a la altura de los lóbulos de las orejas, traccionando suavemente hacia sí.

El socorrista a la cabeza de la víctima, da la orden de levantarla hasta la altura de sus rodillas y esto se hace en bloque, manteniendo el eje cabeza-cuello- tronco de la víctima. Se coloca un plano duro bajo la víctima.

A la orden, se deposita a la víctima sobre el plano duro y se la inmoviliza sobre este. Para evitar los desplazamientos en sentido lateral de la cabeza de la víctima, durante el traslado, .se inmovilizará esta con una toalla enrollada o similar, sujeta a la frente de la víctima y a la camilla.

Transporte rápido para distancias cortas (personas sin traumatismos)

Transporte rápido sin camilla a pocos metros de distancia

– En brazos

Es un método muy útil para mover a niños y adultos de poco peso, que no presenten lesiones serias.

Consiste en coger a la víctima, colocando una mano debajo de sus rodillas de manera que sostenga las piernas y la otra, alrededor de su espalda, sosteniendo el peso del tronco; la víctima puede afianzarse en nosotros pasando sus brazos alrededor de nuestro cuello.

Hay que tener especial cuidado a la hora de \”cargar\” con el peso de la víctima (p. ej., si estuviera sentada en el suelo), flexionando las rodillas al agacharnos, para evitar hacer todo el esfuerzo con la musculatura de la espalda, lo que podría propiciar la aparición de lesiones a nivel lumbar.

\"\"

– \”En muleta\”

Un accidentado que no presente lesiones serias y que pueda caminar por sí mismo, puede ser ayudado si colocamos uno de sus brazos alrededor de nuestro cuello, pasando nuestro brazo libre alrededor de su cintura para lograr soporte adicional. Este método puede ser llevado a cabo por uno o por dos socorristas, dependiendo de la corpulencia de la víctima, la amplitud del lugar, etc. Con la ayuda de una tercera persona que sostenga las piernas de la víctima, se le puede bajar por una escalera.

\"\"

Transporte sin camilla a mediana distancia

-Sobre la espalda o \”a cuestas\”

Tiene las mismas indicaciones que el método anterior; no obstante, no es necesaria la potencia de

brazos de aquél, ya que el peso de la víctima se transmite en parte al tronco del socorrista; entrelazando las manos es más fácil cargar con el peso de la víctima.

Es un método útil si la persona está consciente y puede sostenerse sobre la espalda del socorrista.

–  \”Método del bombero\”

Es útil para transportar a una persona que no puede andar o que está inconsciente, siempre que no sea muy pesada (en este caso utilizar el arrastre). Tiene la ventaja, además, de que permite disponer de un brazo libre al socorrista, por ejemplo, para sujetarse a una barandilla de una escalera, apoyarse para guardar equilibrio, etc.

\"\"

El socorrista se sitúa frente a la víctima, cogiéndola por las axilas y levantándola hasta ponerla de rodillas. El brazo izquierdo del socorrista pasa alrededor del muslo izquierdo de la víctima cargando el peso del tronco sobre su espalda. El socorrista se levanta, se mantiene de pie y desplaza a la víctima para que su peso quede bien equilibrado sobre sus hombros. Con su brazo izquierdo sujeta el antebrazo izquierdo de la víctima, quedándole un brazo libre.

–  \”Asiento sobre manos\”

Si la víctima no tiene lesiones serias y puede cooperar, puede transportarse mediante la técnica del asiento a dos, tres o cuatro manos.

La diferencia fundamental entre ellos está en que permiten disponer o no (asiento a cuatro manos), de un brazo libre a un socorrista (asiento a tres manos) o de un brazo libre a cada socorrista (asiento a dos manos), que se puede utilizar para sostener una extremidad inferior que estuviera lesionada o como respaldo para la espalda de la víctima.

La elección de una técnica u otra dependerá de las lesiones que presente la víctima de su \’capacidad de colaboración y de la fuerza de los socorristas.

-“Sobre los brazos”

\"\"

– \”Asiento sobre una silla\”

Si se dispone de una silla con respaldo, se puede utilizar para trasladar a una persona sentada sobre ella; es un método muy útil para subir o bajar escaleras que no sean totalmente verticales, transportando a la persona siempre

Mirando \”escaleras abajo\”. Es un método muy útil para subir o bajar escaleras, sobre todo si son estrechas, o para utilizar un ascensor en el que no entre una camilla. La víctima ha de estar consciente.

Improvisación de una camilla únicamente con una manta

Enrolando la manta sobre sí misma, en sus laterales, y ciñéndola al cuerpo de la víctima, lograremos la suficiente resistencia para trasladar a un paciente, en un trayecto corto

\"\"

Posiciones de Espera

Posición Lateral de seguridad

Será la posición de recuperación para pacientes con deterioro del nivel de conciencia, a la espera de recuperación o de llegada de equipo sanitario.

\"\"

Obstrucción de la vía aérea

Obstrucción vías aéreas-OVACE

  • Valorar la gravedad
    • ¿tos efectiva? = obstrucción parcial
    • ¿tos inefectiva? = obstrucción completa

–     Obstrucción incompleta

  • Animar al paciente a toser
    • Valorar mejoría o deterioro de la obstrucción

–     Obstrucción completa

  • Maniobras de Heimlich
    • Consciente: 5 golpes en la espalda 5 compresiones abdominales
    • Inconsciente: Iniciar RCP
\"\"
\"\"
error: DERECHOS DE AUTOR
×
¡Hola estamos para ayudarte!
×