Generalidades | Obligaciones y Responsabilidades

La PRINCIPAL responsabilidad del Tripulante de Cabina de Pasajeros (TCP) es supervisar la seguridad de los pasajeros porque de hecho, esta es la tarea y objetivo principal que tiene la aviación, realizar operaciones eficientes y seguras.

Lógicamente, la industria aerocomercial es un negocio, pero a pesar de que será primordial que la relación costo beneficio de la empresa aérea sea positiva o rentable, nunca puede desprenderse de estos tres principios fundamentales:

  1. Profesionalismo
  2. Responsabilidad
  3. Disciplina

Estos tres factores contribuyen a que las operaciones sean SEGURAS. Y si las operaciones son seguras, es decir, que el vuelo se desarrolla sin inconvenientes por un trabajo responsable y profesional de la tripulación (Pilotos y Tripulantes), la empresa obtiene un rédito de ese vuelo desarrollado correctamente.

Caso contrario, que llevaría a la compañía aérea a perder dinero, es que los pilotos planifiquen mal la ruta por no haber chequeado la meteorología y en vuelo deban desviarse consumiendo mayor combustible, que los tripulantes en vez de ser eficientes para que el avión esté listo para la partida, se pongan a conversar de su vida privada con otros tripulantes, no atiendan a los pasajeros con problemas para el embarque, no ordenen la actividad de cabina con pasajeros que tardan en ocupar sus lugares, etc., haciendo que el vuelo se retrase y la compañía pagará mayores impuestos por el empleo del aeródromo (depende del lugar de operación), habrá quejas de pasajeros por las demoras, etc., lo que representa un gasto extra para la empresa.

Por ende, cuando hablamos de operaciones SEGURAS, también tenemos que relacionarlo con operaciones RENTABLES para la compañía. Ahora bien, para las tripulaciones, su foco tiene que estar puesto en cumplimentar su responsabilidad de acuerdo a los estándares y procedimientos de operación establecidos por la empresa, sean las normas particulares de empleo de los medios de la aeronave que se vuele o lo impuesto en el MOE (Manual de Operaciones de la Empresa) en donde expresamente se detallan las particularidades que deben tener todos los involucrados en las operaciones aéreas y que van de acuerdo a las políticas establecidas por la compañía aérea en función de su rentabilidad.

Ahora bien, la parte visible del TCP es la de trabajar atendiendo a sus clientes, o sea pasajeros, sirviendo comidas y bebidas y acomodando en la medida de lo posible las necesidades de los mismos.

En muchas ocasiones, estas tareas pueden tener un lado negativo cuando por ejemplo se le niega a un pasajero la ingesta de bebidas alcohólicas cuando ha bebido mucho, cuando se recomienda a los pasajeros que se abrochen los cinturones, se sienten, o cualquier otro procedimiento que garantice la seguridad en la cabina del avión. Esto lo mencionamos, porque la predisposición de las personas a cumplir las normas y/o acatar las órdenes de la tripulación de cabina no es igual en todos los casos.

De todas formas, la experiencia, el cumplimiento de normas, resolución de casos en equipo y el profesionalismo, siempre se impondrán por sobre las situaciones anormales, ya que independientemente del retraso del vuelo o de un conflicto en al aire, el saber cómo, cuándo y de qué forma actuar producto del entrenamiento y capacitación constantes, hará que se tomen decisiones que mejoren el estado de desorden inicial.

En relación a la reglamentación y leyes que rigen la actividad aérea, El Código Aeronáutico es la ley “madre” aprobada en 1967 en nuestro país, del cual se desprenden el resto de las reglamentaciones y normativas que se complementan entre sí.

Este código rige la aeronáutica civil en el territorio de la República Argentina, sus aguas jurisdiccionales y el espacio aéreo que los cubre. 

De aquí, las más empleadas por el personal aeronáutico son las llamadas RAAC (Regulaciones Argentinas de Aviación Civil) porque allí expresado los limites, obligaciones y responsabilidades de la actividad aérea en General. Éstas pueden ser más restrictivas que el Código Aeronáutico, pero nunca podrán contradecirse o ser más permisivas que aquel. 

En el caso de las RAAC aplicables a las Tripulaciones de Cabina, la que rige es la PARTE 64. Allí se establecen los lineamientos generales de la actividad del personal de TCP.

La entidad que regula estos reglamentos, además de la actividad aérea civil y comercial en la República Argentina, es la Administración Nacional de Aviación Civil – ANAC.

El personal tripulante de cabina de pasajeros constituye una clase única de personal de los explotadores aéreos, por tener esencialmente dos obligaciones distintas a bordo de la aeronave, que son: La más importante, aunque sea la menos visible, es la seguridad de los pasajeros como se mencionó precedentemente, impidiendo que se presenten situaciones adversas o enfrentándose a las mismas si ocurrieran

Esto es una responsabilidad importante y requiere que sean sometidos a una instrucción especializada y profunda, no solamente para adquirir conocimientos firmes de su responsabilidad relacionada con la seguridad operacional, sino también para inspirar confianza completa y proporcionarles la autoridad necesaria en el desempeño de sus funciones.

El TCP debe ser capaz de, en caso de emergencia, orientar a las personas a bordo para que el desenlace de la misma, tenga un final lo menos traumático posible. Para ello se requieren cualidades tales como:

  • Liderazgo: implica asumir el rol que le ha otorgado la empresa para cumplir con su función de manera directa, dando instrucciones precisas, con frialdad y de manera segura. En una situación de emergencia, la amabilidad y buen trato con las personas, deben dejarse de lado para asumir un rol de director y de conductor de una situación que requiere respuestas inmediatas.
  • Confianza en uno mismo: rasgo de la personalidad que varía con las personas, pero que en el caso del personal que desempeña funciones en la actividad aérea, es fundamental para la toma de decisiones estrictas, certeras y sin dudas de lo que se está haciendo. Las aeronaves, no pueden parar en vuelo, y las acciones que deben tomar los pilotos y tripulantes deben ser precisas para poder salvaguardar la vida de las personas.
  • Entrenamiento – Conocimientos: la capacitación constante, el cumplimiento de normas y la experiencia adquiera en vuelo, a través de cursos, compañeros expertos, etc., es fundamental para construir el CRITERIO PROFESIONAL. Este aspecto es muy importante a la hora de tomar decisiones precisas y oportunas.
  • Experiencia: se construye ejerciendo la profesión, cometiendo errores, reviendo procedimientos, mejorando cada día en pos de ser un excelente profesional.

Estos pilares son fundamentales y deben tenerse en cuenta a la hora formar a los futuros TCP ya que de una excelente capacitación e interés personal, el resultado es un gran profesional.

El ambiente aerocomercial es muy exigente y competitivo porque es dinero lo que está en juego, para las compañías, pero para las personas es el prestigio de trabajar en un entorno altamente profesional en donde el respeto por las normas y procedimientos deben ser los pilares fundamentales para realizar operaciones seguras. En ISEAP siempre remarcaremos estos aspectos como primordiales para la obtención de un perfil de Tripulante de Cabina profesional. 

Otra función que tiene segunda prioridad, pero que para muchos puede llegar a ser la primera y más visible, es su desempeño como funcionario de relaciones públicas de la compañía aérea, atendiendo las necesidades de los pasajeros y creando, en general, un ambiente en cabina que denote una imagen de la empresa importante sobre la base de servicios amistosos y eficaces. 

Perfil del TCP 

Este punto es importante porque como se va a repetir en muchas ocasiones, la cara visible de la empresa son sus trabajadores, la forma en la que actúan, su apariencia, profesionalismo, etc. A tener en cuenta y lo que generalmente buscan las empresas a la hora de contratar personal es lo siguiente:

• Aspecto físico agradable, que inspire confianza y seguridad. 

• Personalidad optimista. 

• Dinámico y activo. 

• Vocación de servicio, empatía y pro-actividad. 

• Capacidad de relacionarse con las personas. 

• Facilidad para la expresión verbal y corporal. 

• Resistencia al estrés y situaciones límites. 

• Flexibilidad ante el cambio. 

• Resistencia a la frustración. 

• Trabajo en equipo. 

Generalidades (antes del desarrollo del vuelo)

Debido a la importancia que requiere que todos los tripulantes de cabina de pasajeros resguarden la seguridad del vuelo y por ende la seguridad de los pasajeros, es por ello, que las obligaciones y responsabilidades de los mismos están presentes en todo momento del vuelo, inclusive desde antes del inicio, durante el mismo, como así también después de haber aterrizado.

Previo al vuelo 

Las obligaciones y responsabilidades del TCP están presentes en todo momento que esté ejerciendo su función. Pero es de vital importancia que el TCP sea consciente de que éstas comienzan en su casa. Algunas de ellas son: 

• Estado de salud del TCP. 

• Vigencia de la documentación. 

• Estado general de los elementos de trabajo (uniforme, zapatos, carry-on, valija). 

• Vigencia de los manuales y actualizaciones. 

• Retorno de vacaciones (debe presentarse en término a su trabajo). 

OK de Vuelo 

El TCP deberá dar el ok correspondiente para el vuelo programado del día siguiente. El OK de Vuelo es el llamado que realiza el TCP a determinada área de la empresa y confirma que está en condiciones de hacer el vuelo. Así mismo, si el TCP no se encontrara en buen estado de salud, es responsable de notificarlo a la empresa, pidiendo la “guardia” lo más pronto posible. El no llamar dentro del horario establecido es considerado una falta grave pues se releva al TCP de la programación. 

Organización de la Actividad de Vuelo 

La programación es la tarea que consiste en asignar a un TCP su actividad de vuelo: cantidad de vuelos, días libres, días de guardia, días de curso, etc., que le corresponde en un período determinado. La asignación de vuelos se realiza de acuerdo al Decreto Ley 671/94, reglamentado por la Fuerza Aérea Argentina, además del tipo de aeronave, servicios que se ofrezcan a bordo y las disposiciones de la empresa conforme a la ley, que determinan las horas de vuelo, las horas de servicio y el tiempo correspondiente de descanso.

Cada TCP recibe su programación mensual unos días previos a la finalización del mes corriente (entre 5 y 10 días antes dependiendo la empresa), donde figura la actividad que le ha sido asignada para el mes siguiente. 

\"\"
  1. Un día laborable normal con vuelos que permiten volver el mismo día a la base de origen: se realiza el ok de vuelo el día anterior y se informa del horario de búsqueda y los miembros de la tripulación. La empresa pasa a buscar al TCP por el domicilio, se presenta en el aeropuerto para realizar el vuelo. Una vez que finaliza se retira al domicilio. 
  2. Un día laborable normal con vuelos que no le permiten volver el mismo día a la base (pernocte o posta): se procede de la misma manera que en el caso anterior, solo que el servicio a bordo comprende diferentes servicios de comidas ya que el vuelo dura varias horas y una vez arribados al destino se abandonará el avión, procediendo a un hotel en el cual se permanecerá hasta el horario de salida del vuelo de regreso. Se puede abandonar el hotel y visitar la ciudad. 
  3. Un día de guardia en el que llaman al TCP para volar: el TCP está obligado a estar las 24 horas en el domicilio. En el caso de que le asignen un vuelo, se dispone de un tiempo prudente para prepararse (el uniforme y demás elementos deben estar en condiciones para ser usados). El auto de la empresa lo pasará a buscar. Se cumple con los pasos anteriores, dependiendo el tipo de vuelo (regreso a base o posta).
  4. Un día de guardia en el que no llaman al TCP para volar: El TCP se pasa el día pendiente del teléfono y en su casa. Si no lo llaman cobra solo el salario básico para ese día. 
  5. Un día libre: Es un día calendario, es decir de 0 a 24 horas, donde el TCP puede realizar sus actividades personales. 

Documentación del TCP 

Es responsabilidad del TCP el uso, cuidado y vigencia de toda su documentación, así como de notificar a las autoridades pertinentes cualquier cambio, ya sea de domicilio, pérdida, deterioro y/o robo del/los mismos. 

Certificado de Competencia 

Es la habilitación emitida por la Autoridad Aeronáutica competente (ANAC) que permite a una persona ejercer la función de Tripulante de Cabina de Pasajeros, siendo así responsable en toda actividad inherente a su función. La RAAC PARTE 64 establece las normas para los Certificados de Idoneidad Aeronáuticos.

En nuestro país, la República Argentina, de acuerdo a lo establecido en el Código Aeronáutico (Titulo V – Artículo 76), “las personas que realicen funciones aeronáuticas a bordo de aeronaves de matrícula argentina, así como las que desempeñan funciones aeronáuticas en la superficie, deben poseer la certificación de su idoneidad expedida por la autoridad aeronáutica”.

Por otro lado, en el ARTICULO 77 de dicho Código se establece que: “la reválida o convalidación de los certificados de idoneidad aeronáutica expedidos por un estado extranjero, se regirá por los acuerdos suscriptos entre ese estado y la Nación Argentina. En los casos en que no existiesen acuerdos, dichos certificados podrán ser revalidados en las condiciones que establezca la reglamentación respectiva y sujetos al principio de la reciprocidad”. 

Ningún explotador utilizará una persona ni persona alguna se desempeñará como miembro de las tripulaciones de una aeronave o desempeñará una función aeronáutica en superficie a menos que cuente con una licencia o certificado de competencia válido y correspondiente a la función que se trate, otorgada por Autoridad Aeronáutica competente de acuerdo con los términos de las Normas para el Otorgamiento de Certificados de Idoneidad Aeronáutica.

Como conclusión, debemos decir que, para poder ejercer como TCP, debo disponer de una Licencia emitida por la Autoridad Aeronáutica. En otros países, esto no es así, ya que las normas locales establecen otros parámetros y normas para los TCP. Diferente es el caso de los pilotos.

Habilitación Psicofísica CMA (certificado médico aeronáutico)
Es la habilitación médica otorgada por el I.N.M.A.E. (Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial, además de otros Centros Médicos autorizados por ANAC) el cual debe ser renovado cada tres años. Esto difiere de otros CMA con diferente categorización de acuerdo al nivel de exigencia. Por ejemplo: en el caso de los pilotos, la renovación es anual, ya que deben calificar con un CMA Tipo I. En el caso del TCP su CMA es Tipo II. ¿En qué varían? En las restricciones o capacidad psicofísica que debe tener la persona para ejercer una tarea específica en vuelo. Este Certificado de habilitación psicofisiológica es mandatorio ya que no se podrá volar cuando no esté al día o vigente.

Otro Tipo de Documentos

Habilitación PSA

Expedida por la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Habilita al personal de la empresa a circular por zonas restringidas en el Aeropuerto, dependiendo de su función. 

Habilitación de la Aeronave (Certificado Tipo)

Habilitación otorgada por la línea aérea para una aeronave en especial, cuando se ha realizado el curso determinado en cuanto a seguridad y servicios de dicha aeronave. El mismo debe ser renovado anualmente mediante entrenamiento recurrente (“recurrent”).

Pasaporte / DNI 

Documento personal del TCP que acredita su identidad y deberá ser utilizado toda vez que entre en servicio. 

Manuales Manual de Seguridad 

Contiene información y procedimientos de seguridad y emergencia para el uso y guía del TCP permitiéndole así poder desempeñar sus obligaciones y responsabilidades según la aeronave en el que se desempeñe. 

Presentación personal 

El TCP es responsable de su presentación personal, toda vez que porte el uniforme, debe ser impecable, tanto para la realización de un vuelo y/o actividad de la empresa o toda vez que deba presentarse en las oficinas de la agencia para viajar como TCP en un traslado. Recordar que la imagen de la empresa recuesta en el perfil de sus integrantes como de su material aéreo.

El uso y cuidado del uniforme como así de todos los elementos de trabajo entregado por la empresa quedan a cargo del cuidado del TCP. Para lograr este aspecto impecable deberá basar su apariencia en los siguientes puntos: 

• Aseo personal. 

• Cuidado de la piel. 

• Color del cabello. 

• Peinado adecuado. 

• Manos y uñas arregladas. 

• Fragancias. 

Puntualidad 

La actividad aérea está regida por el tiempo, porque el tiempo es dinero. Y la puntualidad en el respeto de los horarios previstos por la compañía influyen en la reputación de la misma y su funcionamiento. Por este motivo la puntualidad es importante para el normal desarrollo de un vuelo y por ende para la imagen de la empresa.

Dependiendo de la empresa y lo que establezca el MOE (Manual de Operaciones de la Empresa) el TCP debe presentarse como mínimo una hora antes del despegue. La previsión y organización personal es primordial para no llegar tarde ni por un minuto. Ese minuto de más puede influir en que la aeronave esté lista más tarde de lo previsto y se pierda el “slot” de despegue. Eso se traduce en pérdidas económicas para la empresa y baja en su reputación.

Al llegar al Aeropuerto el TCP, se presentará al Capitán (Comandante de la aeronave) y Primer Oficial (Copiloto), al Comisario de abordo y al resto de la Tripulación. 

error: DERECHOS DE AUTOR
×
¡Hola estamos para ayudarte!
×