Conciencia Situacional – Administración del Estrés – Modelo REASON | CRM

Conciencia Situacional

Una buena conciencia situacional nos llevará a tomar la mejor de las decisiones. Saber lo que está pasando es fundamental para proyectar lo que viene a continuación.

Por ende, la conciencia situacional se la entiende como la percepción de uno mismo y aeronave en relación al ambiente dinámico del vuelo y amenazas, con capacidad para pronosticar lo que ocurrirá, basado en la percepción.

Es decir, tener una exacta percepción de la situación, ser capaz de reconocer rápidamente un cambio en la situación, comprensión de cualquier cambio de situación, ser capaz de proyectar la situación en el futuro cercano.

\"\"


Cuando más alto es el nivel de conciencia situacional, menor es el riesgo de que ocurra un accidente.

Cuando más alto es el nivel de conciencia situacional, menor es el riesgo de que ocurra un accidente.

Para saber si estoy en conciencia situacional me hago 4 preguntas:

  • ¿Qué pasó?
  • ¿Dónde estoy?
  • ¿Qué está pasando?
  • ¿Qué puede pasar?

Por lo tanto se puede decir que SI LO QUE SE PERCIBE COINCIDE CON LA REALIDAD, SE ESTÁ EN CONCIENCIA SITUACIONAL.

Los elementos de la Conciencia Situacional son:

\"\"

Niveles de Conciencia Situacional: son 3 niveles:

  • PERCEPCIÓN: es el momento de detectar la información
  • COMPRENSIÓN: es el momento de procesar lo percibido
  • PROYECCIÓN: es el momento en que se utiliza lo que se percibió y comprendió, pensando a futuro.
\"\"
\"\"

En lo que respecta al proceso de toma de decisiones, La Federal Aviation Administration (FAA) define la “toma de decisiones aeronáuticas” como: Un enfoque sistémico para el proceso mental utilizado por un piloto de avión que consiste en establecer el mejor curso de acción para dar respuesta a un determinado conjunto de circunstancias. 

La toma de decisiones humana es un proceso complejo que depende fuertemente del entorno en el que se debe tomar la decisión.

El buen juicio piloto requiere la capacidad y la motivación para: Descubrir y establecer la relevancia de toda la información disponible en el momento (conciencia situacional), relativa a problemas presentados en el vuelo. Es desir, diagnosticar problemas:

  • Especificar los cursos alternativos de acción
  • Evaluar el riesgo asociado a cada alternativa
  • Elegir y ejecutar un curso de acción adecuado en el tiempo disponible.

Dado que la aviación es una tarea compleja, crítica para la seguridad, las decisiones tomadas durante el vuelo puede tener graves consecuencias.


Proceso de toma de decisiones aeronáuticas:

\"\"

Mantener la Conciencia Situacional:

  • Controlar y dirigir la atención (Scan 3 P´s)
  • Anticiparse a los eventos potencialmente mas demandantes (What if)
  • Administrar la información en el momento adecuado
\"\"

Administración del Estrés

            El manejo o administración del estrés es una de las tareas del liderazgo. El manejo de periodos sostenidos de estés plantea un tema central para el ejercicio del liderazgo.

            Esto se debe a que al igual que los sistemas vivos, los sistemas sociales bajo amenaza intentaban recobrar el equilibrio y para lograrlo es probable que se necesiten periodos sostenidos de desequilibrio.

            Como se mencionó en otros apartados, el estrés es necesario, debido a que sin un clima de urgencia, es posible que los grupos humanos no avancen o lo hagan cuando sea demasiado tarde. Por lo que el estrés es inevitable, necesario, aunque sus efectos (positivos o negativos) dependerán de cómo es administrado.

            Por ello, es tarea del líder debe construir y manejar ambientes contenedores.  Un ambiente contenedor es cualquier relación en la cual una parte tiene el poder de retener la atención de la otra y facilitar el trabajo, porque contiene y regula el estrés que este trabajo genera.

            Los buenos líderes generan un ambiente predecibles en dos dimensiones: los valores y la aptitud.

JUICIO Y CRITERIO PARA LA TOMA DE DECISIONES

Juicio: “opinión razonada que alguien se forma sobre una persona, cosa o situación”

Criterio: “regla o norma conforme a la cual se establece o se toma una determinación”

“Es el proceso de comparar y evaluar cursos de acción, tanto del piloto como de la tripulación” (Tony Kern)

HABILIDADES PARA EL ENTRENAMIENTO DEL CRITERIO PROPIO 

ENTRENAR EL SENTIDO: La carta de navegación de la iniciativa es el sentido. Trata de redactar el tuyo y sé fiel a él en tu realidad diaria. No es necesario que siempre lo cumplas, sino que lo tengas como máxima de comportamiento para que puedas utilizarlo cuando no sepas cómo actuar o para evaluar una decisión que tomaste y saber si te acertaste o no. 

LA AUTOAFIRMACIÓN: Para cada situación o problema que se te presente, busca respuestas dentro tuyo  y no te dediques a recolectar información del exterior.  

ENTRENAR LA PERSISTENCIA: Cada uno de nosotros sabemos qué cosas somos capaces de hacer con éxito, por lo tanto no necesitamos vivir demostrándolo. Cuando algo se te de bien sé fiel y constante con ello. Sé paciente y ordenado, crea tus propios hábitos y pon fecha límite para evaluar cómo van yendo las cosas.  

ENTRENAR LA PRESENCIA: Deja de escucharse a uno mismo cuando otros hablen. Todo eso es solo ruido. Apágalo. Anímate a escuchar y construir sobre lo que ellos dicen. Si necesitas estar en silencio o reducir la velocidad de la conversación, hazlo. Si necesitas hablar más despacio, hazlo. Haz todo lo que te ayude a comprender al otro o lo que ocurre.  Te ayudará a comprender cómo estar presente. 

ENTRENAR LA ACEPTACIÓN: Para saberte parte de un todo, nada mejor que intentar cumplir retos que impliquen poco o ningún compromiso por parte de los demás pero mucho por parte de tí mismo para darte cuenta de que los resultados son sorprendentemente buenos. Intenta luego lo contrario: cumplir compromisos que no dependan nada de tí pero mucho de los otros, y te darás cuenta del elevado número de fracasos que obtendrás. Aceptar que solo tú eres responsable de lo que haces y eliges cómo te afectará la responsabilidad de otros, te ayudará a vivir mejor. El artículo de Jennifer Delgado Quien te enfada, te controla te ayudará a comprender el poder de la aceptación. 

ENTRENAR LA RESPONSABILIDAD: La mayoría de personas no es consciente de las consecuencias de sus actos. Ignoran inconscientemente las situaciones y posibles derivaciones de aquello que hacen. La responsabilidad de creer en algo es muy alta en el balance costes y recursos invertidos en la mayor parte de casos. Para entrenar la responsabilidad considero que es necesario en primer lugar educarse en la finalización aceptable de las cosas. Esto es, entrenar la persistencia (ya hemos visto cómo hacerlo en un punto anterior). En segundo lugar es necesario partir de lo posible y no de lo deseado. El modelo de cambio razonable es una clara guía para logar resultados en este sentido. 

ENTRENAR LA AUTOCRÍTICA: El entrenamiento más certero para mejorar nuestra capacidad de autocrítica es el cuestionamiento. Como muchas personas parten de un cuestionamiento propio muy limitado, para entrenar la autocrítica recomiendo especialmente preguntar a los demás sobre las decisiones que adoptamos. Es decir usar las opiniones de los demás para empezar a ver cuál es nuestro verdadero sitio y partir de él. En una primera fase de INFORMACIÓN es muy útil preguntar a los demás por su opinión acerca de las decisiones que ya hemos adoptado. Esto contribuirá a crear elementos de juicio que serán la base de futuras conductas propias. En una segunda fase de FORMACIÓN es más recomendable preguntar a los demás antes de tomar nuestras decisiones de una forma respetuosa y sin caer en la exageración. De esta forma hacemos que el resto de personas se sientan valoradas. En una tercera fase de MADUREZ, deberíamos ser lo suficientemente maduros como para tener un criterio poder para saber cuándo debemos preguntar a las personas antes y/o después de nuestras decisiones. 

ENTRENAR EL APRENDIZAJE: Debido a que la sociedad actual está basada casi en exclusiva en intercambios de servicios entre especialistas, las personas corren el riesgo de olvidar que pueden aprender algo más de lo que saben. Varios ejercicios te ayudarán a aceptar con humildad esta realidad. El primero de ellos consiste en intentar resolver un problema matemático que estudiaste en el colegio p.e. en 2º de B.U.P. Esto te demostrará que el cerebro humano es adaptativo y elimina por completo aquello que no es útil, por lo que es necesario refrescar aprendizajes continuamente. El segundo de ellos consiste en intentar hacer algo que frecuentemente no hagas y haga otra muy bien otra persona con la que convivas. p.e. si no sueles cocinar, intenta hacerlo; si no sueles planchar, intenta hacerlo. Ejercicios tan sencillos te mostrarán como el cerebro humano puede aprender con agilidad cosas en tiempo récord. El tercer ejercicio consiste en que veas este video que mi compañero Alberto Barbero compartía con la red hoy mismo. 

ENTRENAR LA CERTEZA: El entrenamiento en certeza es similar al entrenamiento en autoafirmación. Mi entrenamiento favorito en procesos de acompañamiento con personas y equipos está basado en técnicas de silencio, meditación y consciencia. Una dinámica corporal muy buena consiste en mantener conversaciones guiadas por una cuerda que une tan solo aquellas intervenciones poderosas. Otra dinámica que he empleado con gran éxito a lo largo de estos años formando a personas consiste en mantener una atención selectiva basada en el silencio y la palabra ante intervenciones poco significativas y muy significativas respectivamente. Este premio logra que el resultado y la conducta de los equipos cambie de forma extraordinaria. 

ENTRENAR LA COMPASIÓN: Recientemente en una conversación con unos amigos hablábamos de temas sociales harto complicados y por lo general polémicos. Uno de mis amigos comenzó opinando sobre el tema con gran vehemencia. Su energía logró las simpatías de todos los asistentes menos de la mía. Yo estaba de acuerdo con él pero además por mi experiencia contaba con mi criterio propio sobre lo que opinaba la gente que no estaba de acuerdo con nosotros. Planteé que estaba de acuerdo con la idea y que contaba con mi plena simpatía y además expuse por qué creía que algunas personas de la sociedad fuera de aquella mesa no pensaban igual, añadiendo que era útil contar también con esas opiniones y perspectivas. A medida que avanzaba la conversación, mi amigo aumentaba su vehemencia tratando de convencernos de que otras opiniones no eran válidas en absoluto, hasta llegar incluso a menospreciar a aquellos que no pensaban igual. De forma progresiva y a medida que hablaba todos los miembros de la mesa fueron situándose en su contra aún pensando como él. Paradójicamente todos acabaron estando en desacuerdo con su opinión. Esta anécdota y otras me hace creer que una forma de entrenar la compasión es tratar de comprender al otro y partir de sus necesidades e inquietudes, y no de las nuestras. Para ejercitar esto resulta muy práctico vivir realidades ajenas a la nuestra, experimentar de forma real la vida de otros o atrevernos a salir de nuestro itinerario diario. 

error: DERECHOS DE AUTOR
×
¡Hola estamos para ayudarte!
×